mie 17 Abr

BUE 17°C

Hiperpresidencialismo

El interior siempre fue la respuesta

Nuestros constitucionalistas, a través del modelo estadounidense, pensaron en un método de contrapesos para evitar caer en tiranías que promuevan el abuso de poder.

Córdoba es protagonista del proyecto refundacional oficialista.
Córdoba es protagonista del proyecto refundacional oficialista. ee
Juan Manuel Beron 21 marzo de 2024

La convivencia democrática de más de cuatro décadas en nuestro país trajo consigo la costumbre y la tradición sagrada del respeto a la libertad de expresión y a la libre elección de nuestros gobernantes en todos sus escenarios ya sea municipal, provincial y nacional.

Si bien la Argentina está caracterizada por tener un sistema con tendencia al hiperpresidencialismo, es menester reconocer que nuestros constitucionalistas, a través del modelo constitucional estadounidense, pensaron en la permanencia de un método de contrapesos para evitar caer en tiranías que promuevan el abuso de poder. De esta forma la garantía de los derechos individuales y el control funcional y político intentan ejercer sus facultades con independencia.

Sin embargo, más allá de las bases sólidas que otorga la institucionalidad al momento de pensar en los pesos y contrapesos de un país, existen ciertos elementos que toman protagonismo en la escena política. La cultura política y la práctica democrática en cada país varían de formas impensadas y, en ciertas ocasiones, son la diferencia que explica la necesidad de aplicar modelos que se adapten a las características latinoamericanas. 

En el gran norteamericano, del cual proviene la influencia constitucionalista de nuestro país, el sistema de partidos se caracteriza por el considerable peso que tiene la representación de los partidos antes que el de una figura política en particular. En América Latina, la falta de este elemento se combina con la crisis de los partidos políticos y, por tanto, la crisis de representación. Sumado a la particularidad monista que se juega en las elecciones al momento de elegir un líder mesiánico del cual se pretende que resuelva la totalidad de los males que aquejan a la sociedad.

 

Hace aguas, en cualquiera de sus extremos

Lo cierto es que, la falta de desarrollo a nivel académico sobre algunos aspectos centrales del hiperpresidencialismo, generan inexactitudes al momento de pensar el modelo desde sus debilidades. En nuestro país podemos dar cuenta que el modelo con tendencia al hiperpresidencialismo hace aguas en cualquiera de sus extremos. Con Alberto Fernández, la falta de liderazgo por la cual se destacaron sus últimos años de gestión devinieron en la presencia necesaria de una segunda figura como Sergio Massa que asumiera el poder simbólico. 

En el otro extremo, Milei doblegó su apuesta respaldado por el alto nivel de imagen y apoyo obtenido en la última elección. Esto generó una confianza por demás en la mesa chica de La Libertad Avanza que ocasionó los dos grandes choques del Gobierno nacional: la vuelta a comisión en Diputados de la Ley de Bases y el rechazo del DNU en el Senado. 

En noviembre de 2023, por este mismo medio, advertimos sobre la proeza de jugar en contra de los gobernadores y, por ende, del interior del país. Debido a que, frente a un presidente con decisiones avasalladoras (hiperpresidencialismo), los gobernadores podrían montar un muro de contención para evitar el exceso que provenga del Ejecutivo Nacional.

La respuesta: siempre es con el interior

El Pacto de Mayo en la provincia de Córdoba, anunciado por Javier Milei es la respuesta ante la imposibilidad de viabilizar (por el camino de la imposición) políticas en materia económica, laboral, social y fiscal. Los gobernadores serán la llave para encaminar algunas de esas políticas que se logren mediante acuerdo mutuo en un determinado plazo, pero también serán el muro que frene cualquier intento de exceso de poder mediante el legislativo. 

Los próximos meses de gestión van a caracterizarse por la reconstrucción de la relación con las provincias para conseguir tiempo en una primera etapa con el fin de llegar al 25 de mayo y renovar las expectativas de los meses más duros que vendrán con recesión. 

En este escenario, Martín Llaryora, además de ser el anfitrión de la convocatoria, tendrá la oportunidad de posicionarse como el gobernador predilecto para liderar y encauzar el acuerdo político más destacado de los últimos años. Córdoba no fue elegida pura y exclusivamente por Conan. 

Lee también