jue 13 Jun

BUE 21°C

Largamos

El radicalismo enviagrado y el PRO en la encrucijada

El triunfo radical en la primaria provincial nos sacó de la modorra post mundial y nos tira de lleno en el frenesí de operaciones, candidaturas, altas y bajas de frentes y confrontaciones internas.

Comenzó la campaña electoral 2023 con las internas de La Pampa.
Comenzó la campaña electoral 2023 con las internas de La Pampa.
Lucas Sebastián Raffo 18 febrero de 2023

En estos párrafos breves me interesa, más que analizar los resultados de la interna en sí, mirar las consecuencias que tiene este resultado para la interna de Juntos por el Cambio, que según los sondeos a los que se tienen acceso, tiene más chances de colocar al próximo presidente en Balcarce 50 independientemente del nombre propio. En este sentido, la verdad es que en términos cuantitativos la primaria de La Pampa no es una elección que defina algo más que el candidato opositor en una provincia gobernada por el justicialismo desde que volvimos a la democracia en 1983. Pero sus consecuencias simbólicas si pueden tener impacto. 

Por ejemplo en 2014, el puntapié de Cambiemos estuvo en la elección de Marcos Juárez. Allí, por primera vez e incluso antes de la convención radical de Gualeguaychú, el PRO y la UCR sellaron un acuerdo, compitieron juntos, ganaron y la localidad cordobesa fue bautizada como el "kilómetro cero" de la coalición opositora ¿Qué puede significar La Pampa para el devenir de Juntos por el Cambio?

En primer lugar, "enviagra" al radicalismo, lo tonifica y lo fortalece. Si bien es una elección pequeña, La Pampa es un caso testigo de que, en algunos lugares de la Argentina, la movilización del aparato juega un rol importante. Morales, Lousteau y Manes fueron rápidamente a sacarse la foto con Martín Berhongaray y profundizaron el debate de fórmulas mixtas o puras para las PASO presidenciales. Lo que queda claro es que el radicalismo querrá encabezar alguna de las mixtas, o tener una pura. La pregunta es quién: Cornejo ya se bajó, Valdés quiere, Manes está decidido, y Morales ya le ofreció ser vice a Horacio. La cosa está entre el neurocirujano y el jujeño.

La lectura deber ser matizada, y lecciones constructivas pueden sacarse para el lado amarillo de la coalición: el PRO mejoró la performance con respecto a 2019, y la interna, si bien fue perdida, fue más pareja que en 2019, pero el partido amarillo deberá aprender que no alcanza solo con el viaje de dirigentes nacionales o mediatizar nacionalmente la elección. La deuda histórica del PRO es priorizar la construcción territorial, y, si quiere ganar internas y fortalecerse en el interior, deberá revisar la estrategia de "leasing" que viene aplicando en provincias donde el armado se complica: como caso testigo de la estrategia del leasing, en Neuquén el 16 de abril el PRO apoyará al ex MPN Rolando Figueroa, y soñando con una foto con las pieles despojadas del hegemónico partido provincial neuquino. 

Si bien todo el PRO apoyo a Martín Maquieyra, el que más capital arriesgó fue Horacio Rodríguez Larreta: un triunfo de su candidato pampeano hubiese sido un bálsamo para el presidenciable porteño que viene teniendo un 2023 torcido: las encuestas lo empiezan a "desangelar", y la incertidumbre no pasa solamente por su destino en la presidencial, sino con la sucesión en la Capital Federal.

En las próximas semanas los melones se irán acomodando, pero con La Pampa comenzó la primer etapa de un Rally que tendrá su primer mojón el 24 de junio con el cierre de listas y la confirmación de las precandidaturas

Lee también