lun 22 Abr

BUE 19°C

Internas

¿Habemus frente opositor?

No hubo fumata blanca en la cumbre de JxC y aún hay incertidumbre sobre la entrada de Schiaretti y Randazzo a un nuevo frente opositor.

Avanza la ampliación en JXC.
Avanza la ampliación en JXC.
Juan Antonio Yannuzzi 07 junio de 2023

Ya podemos decir que, antes de tener una definición, el conflicto en torno a la aceptación de los peronistas no K, lo tuvo todo. Algunos decepcionados, otros más bien enojados, unas declaraciones de Macri, más chispas entre Bullrich y Larrea, algunos TT en Twitter y a Stolbizer dándose cuenta que se olvidaron de ella.

 En cuanto a las interpretaciones de lo que está pasando, hay una que cae de madura y está justificada con la historia del peronismo cordobés. "Primero ganar la Provincia, después influir en la Nación y por último los hombres", algo así sería el mantra del oficialismo mediterráneo. A dos semanas de las elecciones, el acercamiento a Larreta le sirve a Schiaretti para anular a Juez y De Loredo con su intento de "kirchnerizar" al PJ local. Desde ya que esto fue un golpe bajo para la coalición opositora en la provincia, que aunque desde Uspallata dicen que estaba todo hablado, y que hay una sobreactuación de los candidatos cordobeses, estaría más que justificada.

La otra incorporación pasó llamativamente desapercibida. ¿Por qué el acercamiento a Randazzo y a Camaño no hizo sonar las alarmas de los halcones del PRO? La explicación se encuentra en el armado de Grindetti en la Provincia, donde en muchos municipios de la primera y tercera sección el bullrichismo ya cerró con quienes hasta el año pasado jugaban con Randazzo.

El movimiento de dirigentes del peronismo no K a Juntos por el Cambio era algo esperable, tanto por historia como por coyuntura. En sus declaraciones, Macri parece olvidarse como él empujó el quiebre de Alternativa Federal en 2019 incorporando a Pichetto y de su cercanía con el Gringo en sus años de gobierno. El proceso de acercamiento de los peronistas a JxC se dió en Córdoba desde arriba y en la PBA desde los referentes territoriales. El resultado es el mismo, una posible adhesión el frente opositor que puede ser definitoria tanto en las PASO como en las generales.

Una encuesta de Zuban que dio vueltas por todos los equipos de campaña da un escenario más parejo de los que esperan muchos en el PRO. En ese contexto, el 4-5% del Peronismo no-K vale oro. Larreta es el más interesado, porque los necesita dentro del frente y en sus listas para engrosar su caudal en el mano a mano contra Bullrich. La ex ministra va a tratar a toda costa de impedir esa posibilidad.

 

Al cálculo del jefe de Gobierno le queda un riesgo. Urtubey mantiene que pese a todo él se mantendría como alternativa peronista fuera de JxC, pero su posición tiene importancia únicamente en la medida que su aliada bonaerense, la diputada Camaño, decida acompañarlo con su armado territorial. Sin este, Urtubey no existirá en la elección nacional; pero si logran cerrar un acuerdo, podría captar el nicho de peronistas no kirchneristas y pinchar la estrategia de Larreta.

 

Lee también