mie 28 Feb

BUE 27°C

Milei

¿Hora de tomarlo en serio?

En la recta final de las definiciones electorales, Javier Milei no cede en las encuestas, aspira a lograr relevancia en la política nacional y a soñar con un balotaje.

El libertario se juega su imagen en una campaña que lo podrá a prueba.
El libertario se juega su imagen en una campaña que lo podrá a prueba.
Juan Antonio Yannuzzi 30 enero de 2023

Javier Milei tuvo solo una prueba real de desempeño. Esta fue en las elecciones legislativas del 2021, donde cosecho poco más del 17% de los votos validos en el distrito capital. Por haber salido de la nada, sin mucha campaña previa, el tercer puesto fue interpretado como una victoria absoluta. Sin embargo, para quienes buscaban ponerlo en contexto, también servía para relativizar el fenómeno.

Este intento de relativización empezó a tener sus problemas, mientras más y más el economista salía como respuesta espontánea en encuestas de imagen e intención de voto en todo el país. En su momento de mayor auge alcanzó el piso del 20% en encuestas, impulsado sobre todo por sus números en el conurbano bonaerense. Luego de algunas trastabilladas y un reacomodamiento discursivo del resto de la oposición, se quedó plantado en los 17-18 puntos de hoy.

Dos elementos se tienen que tener en cuenta al ver encuestas de intención de voto del economista libertario. Por un lado, la incertidumbre de candidaturas multiplica los escenarios y dificulta las mediciones y la lectura de los datos. También influye, la falta de liderazgos hegemónicos en las coaliciones principales y las dudas que eso genera sobre los respectivos vencedores en una PASO.

Con este contexto, la existencia de un candidato con alto nivel de conocimiento y exposición mediática cuya precandidatura está asegurada hace un año, puede ser un lugar seguro donde el sujeto entrevistado ponga sus fichas. A su vez, mientras en unas elecciones generales para presidente los votantes tienen una única bala que deben usar con "cautela" unas legislativas, unas PASO (y más aún una encuesta) son una oportunidad para que el ciudadano "arriesgue".

Por último, lo obvio: falta la campaña. Milei ha demostrado no tener habilidad para el debate en vivo, donde su falta de empatía y tacto social son evidentes. 

Su experiencia para las legislativas porteñas no será nada comparado con una elección presidencial. No solo se podrá a prueba su capacidad de divulgación, también su (inexistente) habilidad para generar equipos y pensar políticas sobre todos los temas de competencia para el Estado Nacional.

También en la campaña juega el adversario, y con estas manifiestas debilidades es esperable que Juntos por el Cambio pueda explotar las falencias y erosionar el apoyo social con el que parte el economista. La existencia de oferta electoral de un peronismo republicano y su estrategia de campaña también puede tener su efecto en el debilitamiento de Milei, siendo que es un sector al que buscó y con el que no compitió en 2021.

En esta nota

Lee también