mar 16 Ago

BUE 15°C

mar 16 Ago

BUE 15°C

Internas Abiertas Simultáneas y Obligatorias

Las internas son transversales a todos los espacios políticos, y su resultado definirá tanto como las elecciones el devenir político argentino.

La herramienta de las PASO como garante de coaliciones genera incentivos para disputar sin romper y acompañar, pero diferenciarse
La herramienta de las PASO como garante de coaliciones genera incentivos para disputar sin romper y acompañar, pero diferenciarse
Compartir

La lógica es la habitual, lo que se define en años impares, se rosquea en años pares. Estos eventos, valiosos para los medios, ocupan las tapas de los diarios y portales web y a su vez son tendencia en Twitter, es decir son noticia. En verdad, lo importante sería debatir qué tienen de novedad y qué de lo de siempre. La historia, desde la vuelta de la democracia, nos evidencia que hay pocas cosas nuevas por revisar. 

  • Oficialismo, oposición, derecha e izquierda, veamos qué tienen para ofrecernos en este reality.

En primera instancia, el espacio con más experiencia en el tema de las internas: el oficialismo. Las facciones claras ya fueron repetidas hasta el hartazgo. Lo de siempre, en el Gobierno existen diferencias o debates de ideas, estos van desde la negociación de la deuda (R. Alfonsin 1983-1989, C. Menem 1989-1993, F. De la Rúa 1999-2001, N. Kirchner 2003-2005, M. Macri 2018-2019), el plan económico general (R. Alfonsín 1983-1989, F. De la Rúa 1999-2001, N. Kirchner 2003-2005, C. Fernández 2008-2010, M. Macri 2018-2019), así como recientemente la política social, terreno constante de disputas. 

Presidente y vice se disputan poder interno por la sucesión (C. Menem- E. Duhalde 1995 a 1999), hay reproches sobre una mala elección de medio termino (R. Alfonsín 1987, C. Menem 1997, C. Fernández 2009 y 2013). Ahora bien, ¿dónde está la novedad? 

Primero en la simultaneidad de los eventos. Todas estas disputas y debates se dan de manera conjunta y coordinada. Segundo, es la primera vez que no existe una marcada asimetría de poder entre presidente y vice. La esperable desigualdad de poder (institucional) que el presidente suele (o puede) tener, no se evidencia en las disputas existentes. Y tercero, estos cuestionamientos no garantizan el monopolio de la candidatura del presidente en la reelección del mandato. 

El debate de shock y gradualismo pareciera tener su versión en la disputa de Halcones y Palomas dentro de Juntos por el Cambio. 

Por un lado, las disputas entre el radicalismo y el Pro siempre existieron, el hito de la convención de Gualeguaychú en 2015 no fue suficiente para saldarlas y durante el mandato entre 2015 y 2019 se mantuvieron. Ahora, fuera del cargo, siguen presentes, cristalizadas en el repaso histórico que Macri hizo sobre Yrigoyen y la consecuente respuesta de Morales, gobernador de Jujuy. 

Por otra parte, la cuestión no solo se da entre distintos partidos de la alianza, sino también a las filas internas del Pro. Y es acá donde radica la novedad de esta interna. Por primera vez en la corta historia del Pro se cuestiona y se disputa el liderazgo de Macri, fundador del partido en 2005, único presidente surgido del mismo y dueño de un verticalismo incuestionable hasta este momento. 

Recién ahora, varias figuras intentan competir por la titularidad de la boleta. Su candidato a vicepresidente en 2019, su delfín en la ciudad y su ex ministra de Seguridad y presidenta actual del partido corren la maratón por la presidencia. 

Aquellos que suelen tener una estrategia de inserción por medio de las críticas a la política, también están transitando por un momento álgido en términos de disputa, que esencialmente está relacionado a aquello que critican. La referencias históricas a la disputas en movimientos sobre personalismos o antipersonalismos son ilimitadas y el espacio libertario no es excepción. 

En síntesis, hacen política y hay internas. La discusión principal pasa por los autodenominados “Aliados” que representan un sector que entiende que sin Javier Milei no se puede, pero con Milei solo no alcanza. La lógica es que es necesario, pero no suficiente y en esa insuficiencia radica el armado de estructuras provinciales y liderazgos nuevos. 

Por otra parte, los etiquetados como “El Eje”, un espacio más personalista donde todo empieza y termina en la figura del economista, no se proponen grandes cambios más que alianzas con estructuras provinciales antiguas. Todo clásico y relacionado a la casta. 

Ahora bien, en este espacio se cuenta con una novedad propia de la época. La interna que se vive, además de ser una interna de palacio, sillones y despachos, es una interna digital. Por primera vez se vio lo más parecido a una asamblea partidaria por los espacios de debate de Twitter, donde dirigentes escucharon y declararon sobre el asunto. La esencia es la misma, el formato, completamente novedoso. 

Por último, hay una sorpresa en esta ventana de internas simultaneas: la izquierda. Contrario a la fama ganada por las disputas universitarias, este espacio no tiene una confrontación abierta entre dirigentes. 

De hecho, el Frente de Izquierda hace ya un tiempo cumple con la renovación de los mandatos cada 2 años en las bancas que ocupan en el congreso nacional y en los últimos días, el excandidato a presidente Nicolas Del Caño apoyó a la única candidata declarada con unanimidad en todo el espacio y en el resto de los partidos de peso, la diputada nacional Myriam Bregman. 

La conclusión es que hay más continuidades que elementos disruptivos en la dinámica de las internas. Estas disputas siguen vigentes en un sistema de partidos que resiste pese a las críticas y definiciones apocalípticas de protagonistas y especialistas.

La herramienta de las PASO como garante de coaliciones genera incentivos para disputar sin romper y acompañar, pero diferenciarse. Habrá que esperar al cierre de alianzas y listas para ver cómo esta herramienta puede contener los forcejeos previos.  

Si bien es cierto que el día de las elecciones solo hay un ganador, se necesitan muchas colaboraciones, disputas y uniones para generarlo y para eso, justamente, funcionan las internas.

Lee también