jue 30 Jun

BUE 12°C

jue 30 Jun

BUE 12°C

La cinco es del Gringo

Schiaretti y su entorno se empiezan a preparar para su candidatura presidencial ¿Hay margen para un centro programático en Argentina?

El gobernador de Cordoba se suma a la carrera.
El gobernador de Cordoba se suma a la carrera.
Compartir

Se va llenando la cancha de jugadores para el 2023. Por izquierda y por derecha las figuritas ya están cantadas, pero en el medio todavía queda la duda de si un espacio moderado encontrará representación.

Si se puede hablar de un espacio de centro a nivel nacional, el gobernador de Córdoba es el dirigente con mayor legitimidad para liderarlo. Luego de que Randazzo quedara quinto en las elecciones para diputados nacionales por la Provincia de Bueno Aires es claro que el peronismo no K o un espacio dialoguista tendría que buscar un referente en el interior.

Aunque era evidente que Schiaretti es uno de los máximos referentes del “peronismo federal”, no se hablaba públicamente de una candidatura hasta que Llaryora, intendente de Córdoba capital y aspirante a suceder al gringo, lo catapultó a la contienda por la Rosada. Esto responde a que desde “Hacemos por Córdoba” buscarán tenerlo al actual gobernador, imposibilitado para renovar, acompañando la boleta.

La centralidad se la llevará el gobernador cordobés, en parte porque puede demostrar una experiencia de gestión y porque ganó su segundo mandato con más del 50% de los votos en la segunda provincia con mayor padrón electoral. 

Las dos coaliciones mayoritarias tienen referentes que buscarán representar al votante mediano. Las posibilidades de éxito de un espacio exclusivamente integrado por personalidades que llamen al consenso estarán totalmente condicionadas por el resultado de las internas en el Frente de Todos y en Juntos por el Cambio. Una victoria de las palomas en JxC (sean radicales, lilitos o sectores moderados del PRO) complica las posibilidades de un centro autónomo tanto como si se impusiese una formula sin kirchnerismo en el FdT.

Luego de la alianza del Frente Renovador con el PJ y Unidad Ciudadana, la tercera vía se quedó huérfana de un espacio nacional. En 2019, Consenso Federal suplió ese faltante pero su magro resultado impidió la consolidación de una alternativa electoral institucionalizada. En 2021 se vio el resultado de esa falta de incentivo para la conformación de un espacio anti grieta. Aunque el peronismo federal, y fuerzas semejantes, consiguen buenos resultados en sus expresiones provinciales, la falta de una figura convocante lleva a los referentes locales a no querer atarse a un candidato nacional. 

La máxima expresión de este fenómeno de ocaso de la tercera vía nacional fue el fracaso para presentar candidaturas en la Ciudad de Buenos Aires y el flojo 4% con el que Randazzo alcanzó su banca en Diputados. 

A pesar de las malas noticias, el bloque que se identifica con el peronismo federal, el reformismo y el progresismo independiente suman 12 diputados entre los interbloques de “Provincias Unidas” y el “Interbloque Federal”. Estos espacios, sumado a los representantes provinciales de estas fuerzas, se podrían movilizar si un candidato convocante como Schiaretti logra posicionarse en la contienda nacional.

Una opción electoral de centro independiente a nivel nacional no puede ser descartada. La posible candidatura del gobernador de Córdoba tiene todo el potencial para unificar desencantados del peronismo y sectores anti grieta no identificados con la retórica anti política.  


 

Lee también