mar 16 Jul

BUE 7°C

Todos los gobiernos se sintieron fundacionales, pero ninguno lo fue, ni lo será. Argentina existió antes de ellos y existirá luego.
Claves

Milei es distinto a todos, pero será juzgado con la misma vara: sus resultados económicos

El Presidente no es un elemento moderador dentro de la colación oficialista, sino el más radicalizado.

Augusto Milano 09 marzo de 2024

Ha sido habitual que en todas las fuerzas políticas su figura más importante fuera el árbitro entre la posición de los distintos sectores internos. Un factor de equilibrio, moderación y realismo frente a los integrantes más radicalizados de su coalición que querían lograr cambios más rápidos aunque las condiciones no fuesen las más propicias.

Ese esquema tradicional no se estaría verificando ahora porque Javier Milei está en una posición más radicalizada que otros miembros de la coalición oficialista y de sus propios funcionarios. 

Claro que esta contradicción en parte se relaciona con la falta de tradición y antecedentes de La Libertad Avanza, que es una construcción de Milei mientras que el radicalismo existía antes de Raúl Alfonsín y el peronismo antes que Carlos Menem y los Kirchner. 

El Presidente no es un elemento moderador dentro de la colación oficialista, sino el más radicalizado. Mientras Milei pronunció un desubicado discurso en el colegio Cardenal Copello, ministros de su gobierno intentaban entablar un diálogo racional con los gobernadores, ninguno de los cuales integra LLA aunque muchos simpatizan con sus postulados.

La reunión del viernes de Nicolás Posse y Guillermo Francos con los gobernadores, y el comunicado posterior, fueron un paso adelante en un momento de enorme crispación política.

La duda es si Milei respaldará esa línea teniendo en cuenta que sus responsabilidades institucionales ahora son distintas a las de un candidato o un predicador. ¿O pondrá en riesgo un diálogo necesario aduciendo que no hace acuerdos con la "casta" y que solo habla con los "argentinos de bien", categoría de la que a su juicio no formaría parte  la oposición? 

Todos los gobiernos se sintieron fundacionales, pero ninguno lo fue, ni lo será. Argentina existió antes de ellos y existirá luego. 

Por eso, más allá de la posibilidad de que se firme un grandilocuente Pacto de Mayo con pocas consecuencias prácticas, lo importantes sería avanzar antes en acuerdos sobre temas concretos que se plasmen en leyes y medidas de gobierno.

La resolución de los problemas no puede esperar. Porque si bien hay un ciclo político nuevo en Argentina y hay un gobierno con pocas similitudes  con anteriores experiencias, al igual que sus antecesores, será juzgado por sus resultados económicos.  

En esta nota

Lee también