lun 22 Abr

BUE 19°C

Escenario

Milei sigue en carrera

Es probable que Massa siga sumando votantes, pero Milei se quedará con la mayoría de los votantes de Bullrich y eso prefigura una segunda vuelta cerrada y competitiva.

Javier Milei se enfrenta a un delicado equilibrio de cara al balotaje.
Javier Milei se enfrenta a un delicado equilibrio de cara al balotaje. EE
Julio Burdman 26 octubre de 2023

En estos primeros días posteriores a la primera vuelta electoral, se impone cierta sensación de que Sergio Massa ya ganó el balotaje. Es lógico, ya que disfruta del "efecto ganador" por su fantástico crecimiento en la elección general de octubre respecto de las PASO de agosto.

Otra ventaja de Massa es la historia de los balotajes presidenciales, que muestra que la reversión del resultado de la primera vuelta -o sea, que quien salió segundo pase al primer puesto- es la excepción.

Sin embargo, el candidato de Unión por la Patria no debería dormirse en los laureles. Javier Milei aún tiene posibilidades reales de ganar la elección. De hecho, y aunque parezca paradójico, podríamos decir que la derrota lo puso en un lugar relativamente mejor al que tenía.

Hasta el 13 de agosto, Milei fue un fenómeno político personalista de magnitud. Su crecimiento aluvional fue una de las rupturas más profundas de la política argentina desde la elección de Perón en 1946. Pero entre el 13 de agosto hasta el 22 de octubre, se puso en evidencia que la precaria carrocería de Milei no daba para más.

Un líder carismático sin partido no puede completar la carrera. Milei había armado una agrupación política muy rápidamente, con personas totalmente inexpertas en materia política, que cometieron errores groseros cuando se vieron expuestos a una masividad para la que no estaban preparados. El discurso anticasta demostró su límite: Milei tenía que sustituir influencers, youtubers y profesores de Eseade por técnicos y políticos profesionales.

bullrich milei
El abrazo de Bullrich y Milei

Y ahora tiene un lote a disposición. Los Macri, Bullrich y el Comité Nacional de la UCR se vieron forzados a tomar posiciones públicas a pocos días de la derrota porque, de lo contrario, las ambulancias de Milei iban a subir a una gran cantidad de dirigentes de la segunda línea del PRO. Waldo Wolff y Javier Iguacel fueron la punta del iceberg. Hoy Mileisigue siendo un líder personalista, pero ahora puede mostrar un frente electoral y gubernamental sostenible. Y todo en solo 72 horas.

El discurso anticasta va a sufrir. Los adversarios de Milei, con razón, van a echarle en cara que no era el revolucionario que solía ser. Antes eras chévere. Pero esa también es su nueva virtud. El pasaje del león al gatito mimoso también puede interpretarse como la aparición del realismo político.

En cuestión de semanas, las dudas sobre Milei "el loquito" de los votantes de Juntos por el Cambio van a disiparse, a medida que vean a un candidato que se adapta, negocia y se rodea de las caras conocidas del cambiemismo. Eso, junto al temor a Massa y el supuesto kirchnerismo que lo sostiene, le alcanzará para seducir a una gran parte del 23% de votantes de la fórmula Bullrich - Petri.

Los radicales, satisfechos con sus 10 gobernadores y cientos de municipios, se guardarán para 2027.

Se terminó Juntos por el Cambio y Milei se queda con sus partes a precio de remate. Así las cosas, Macri no está en condiciones de imponerle un gobierno a Milei, aunque sí de hacerle daño en caso de pronunciarse públicamente en contra del candidato. Pero Macri también sabe que no podrá evitar la absorción de votos macristas por parte de Milei.

Hasta hace algunos días, el voto de Milei se componía por 30% de argentinos furiosos con la realidad económica, el clima social y la dirigencia política, entre otras cosas. A partir de ahora, Milei deberá liderar a millones de personas que votan por un mal menor. Su inexorable giro al realismo político defraudará a algunos entusiastas libertarios de la revolución anticasta, pero entre Milei y Massa, no se irán. Y a ellos, se unirán millones de sufragantes de Juntos por el Cambio que se resignarán al "nuevo Milei" antes de votar por Massa.  

Así las cosas, es probable que Massa siga sumando votantes, pero Milei se quedará con la mayoría de los votantes de Bullrich y eso prefigura una segunda vuelta cerrada y competitiva. Y paradójicamente, Milei deberá cuidar que Massa no le quite votantes de su 30% original.

El candidato de Unión por la Patria, cuya habilidad política quedó plenamente demostrada el 22 de octubre, aprendió a sacarle votos a su adversario.

Por ejemplo, su impensada concentración final en los valores tradicionales -la tríada Dios, Patria y Familia- fue diseñada para explotar la contradicción discursiva de La Libertad Avanza, que se formó sobre la base del movimiento celeste pero sobre el final descolocó a los católicos anti-aborto del noroeste argentino con la cuestión del Vaticano.

Pero bueno, Milei ya había "robado" votos peronistas el 13 de agosto. Un imprevisto desenlace de disputa por votantes superpuestos.

Lee también