dom 21 Abr

BUE 19°C

2023

Rugió la bestia

Milei encabeza el escenario de tercios dando un batacazo inédito en la historia democrática.

Juan Antonio Yannuzzi 14 agosto de 2023

Una larga jornada electoral dejó sorpresas a lo largo y ancho del país. La principal: que se consolidó un escenario de tercios que había sido prácticamente descartado por las mediciones de los últimos meses.

Había tres elementos a los que había que prestarle atención en la previa electoral: que Milei supere las expectativas de 22-24%, que la interna de Juntos por el Cambio se resuelva con contundencia y que el peronismo quede debajo de los 30 o 25 puntos.

Que Milei, no solamente sea el candidato más votado, sino que su espacio quedó primero con una diferencia de 2 y 3 puntos con sus contrincantes, pone en duda que pueda perder votantes de acá a octubre. Si se piensa en términos de voto útil, un votante del libertario que podía llegar inclinarse por JxC en las generales, con este resultado pierde incentivos para acompañar a Bullrich.

Ahora bien, finalmente el escenario no es muy diferente al que se vaticinaba hace algunos meses cuando se hablaba de tercios. Lo inesperado es quién lo encabeza. Sin duda este desenlace tuvo influencia de los eventos de las últimas semanas y la baja participación electoral.

Hoy la torta inicial está partida, y lista para que entre comensales arranque la batalla por las migas. 

En primer lugar, están los ausentes y los que quedaron afuera por el umbral. Si se sueña con una participación del 80%, hay 15% de votos validos potenciales que pueden caer en cualquier lado, y que probablemente se movilicen si las campañas tocan efectivamente la fibra del miedo a los oponentes.

Entre los que quedaron abajo del 1,5% hay 3% que debería estar más cerca de votar al oficialismo que Bullrich o Milei. La izquierda quedó demasiado abajo como para pensar en transferencias de votos, y la concentración cordobesa del voto a Schiaretti lo deja relativamente estable para las generales. 

La pregunta esencial en cuanto a transferencias de votos validos está en el 10% de Larreta. El hecho de que haya quedado tan por debajo de las expectativas complejiza la lectura de la esencia de ese votante. Lo lógico sería que acompañen a Bullrich, pero el objetivo principal de la campaña del peronismo será convencerlos de que la boleta que mejor representa el discurso acuerdista está lejos de ser la de la exministra.

Una de las claves que no se puede obviar al comenzar las especulaciones de cambios frente a octubre es la provincia de Buenos Aires. El 36-33% del peronismo contra JxC deja al 24% que votó a la candidata de La Libertad Avanza muy presionados para votar al candidato de Bullrich para que Kicillof no logre la reelección.

Si la estrategia del voto útil en contra de Kicillof es efectiva y tracciona votos del libertario a la a JxC, Milei puede llegar a bajar dos posiciones y que finalmente en noviembre se tenga que optar entre Bullrich y Massa. Este era el escenario más deseado originalmente entre las filas del peronismo, pero con el resultado puesto sería muy complicado que el oficialismo pueda crecer entre tanto voto opositor.

La variable fundamental, previa a cualquier consideración sobre voto útil o transferencias, es la evolución de la situación económica y el margen de maniobra que puede tener el ministro de economía con este panorama electoral. 

El primer lugar de Milei como fuerza política es el peor contexto para las expectativas del peso, sobre el cual van a pesar dos nuevas mediciones de inflación de acá a las elecciones de octubre.

El libertario tiene en sus manos la destrucción de las posibilidades del oficialismo si está dispuesto a jugar con las expectativas del mercado. Lo cierto es que el Milei que se vio en el discurso después de la victoria no es el del "panic show" de hace una semana. 

El ganador de la jornada tiene que hacer equilibrio entre seguir representando el desencanto total a la política tradicional y cuidar que la bomba no estalle del todo en las próximas semanas.

Lee también