mie 21 Feb

BUE 29°C

Alberto

Sus últimos días

El presidente saliente se prepara para mudarse a España mientras adelanta su descargo por las broncas de su gestión.

Sudor sin gloria.
Sudor sin gloria.
05 diciembre de 2023

Los soldados comunicacionales del Presidente electo buscan instalar que la de Alberto fue la peor presidencia de la historia Argentina. Esto responde a dos razones estratégicas, por un lado comienza a formar la idea del "ah pero Alberto" y también sirve como mensaje unificador entre los golpeados por la crisis actual.

Lo cierto es que Alberto despide su mandato presidencial con resultados que entran al podio de las peores herencias económicas. Alfonsín, de la Rúa y ahora Fernández cargan la responsabilidad de haber dejado una situación significativamente más negativa que la que recibieron. A la terna se puede sumar el ingeniero y habrá quien quiera agregar a todo el resto de los presidentes de las últimas cuatro décadas. La trágica  historia económica de la democracia argentina reciente hoy tiene el desenlace que se merece: un neófito que llega a la Quinta de Olivos con la promesa de dinamitar todo.

Desde el balotaje el presidente en funciones ha aprovechado sus últimos días en uso de la lapicera, para pasar factura y descargarse de las tensiones sufridas en estos últimos cuatro años. Cargó contra Cristina y Axel, dejando entender que las ineficiencias de su gobierno se debieron a las intromisiones del kirchnerismo. Pero más allá de eso, su objetivo principal es aprovechar los minutos de atención que le quedan para tratar de auto-eximirse la responsabilidad sobre su herencia. En este sentido, aunque responda a intereses personales, y por ende caiga en la parcialidad, es innegable que los cuatro años que le tocó presidir el país no fueron los mejores. Deuda en dólares, condicionamientos del FMI, dependencia al crecimiento de reservas para contener la inflación, mezclados con una pandemia, una sequía y una guerra, no iban a tener un buen resultado, gobierne quien gobierne.

Sí así arrancó su fin de mandato, será de esperar que a partir del domingo Alberto no tenga reparos en compartir las intimidades a las cuales le atribuye la falta de resultados de su gestión. Este es el panorama ideal sobre el cual el mandatario entrante podrá jactarse de suceder a la peor presidencia de la historia argentina, lo que en sus mejores deseos lo ayudará a sortear los primeros meses de anticipada estanflación.

Lee también