vie 21 Jun

BUE 16°C

PRO

Ya lo dijo Abba: Solo hay un ganador

"the winner takes it all"
"the winner takes it all" .
Tiki Gomez Goldin 04 julio de 2023

Sin olor a pólvora ni nombres tachados con liquid paper de última hora, pero con varios tragos amargos, cerraron las listas. Quedó demostrada en la oficialización de los candidatos que las primarias serán una excusa para la verdadera interna que acaprará el foco de atención: el liderazgo de Juntos por el Cambio.

Hermanados por espacio, color político y un plan de shock de reformas, lo que en verdad disputan es el liderazgo, no el programa; el cómo, no el qué. Mientras una apuesta a la mano dura y a la voluntad de enfrentarse incluso a los propios con el objeto de sostener el plan, el otro apuesta a una imperiosa necesidad de consenso amplio multicolor que esquive el enfrentamiento.. Modelo Thatcher vs Merkel. No obstante, el cierre de la coalición opositora permite atisbar, por primera vez, una leve ventaja en el armado del Jefe de Gobierno porteño que podría situarlo por encima de su adversaria quien, según la mayoría de las encuestas, solía aventajarlo. Vamos por partes.

Respecto a los vicepresidentes, Bullrich eligió a Luis Petri. El abogado cumple en dotarle una dosis de federalismo por su origen mendocino pero al provenir del ala de Cobos no contempla territorio. Por lo tanto, la elección del penalista reviste en su carácter de halcón mediante el cual acentúa su identidad. 

Por su parte, Rodriguez Larreta optó, como era bastante previsible, por Gerardo Morales. Este gobernador radical no solo le afianza una alianza con la estructura del radicalismo, la cual preside, sino que otorga al jefe de gobierno porteño de estructura federal, territorio e injerencia en el padrón del norte, además que le suple de firmeza y determinación propia del modelo de gestión del jujeño.

En cuanto a la boleta de senadores por Buenos Aires, encontramos con Larreta a Espert, que no es de origen radical ni peronista, es liberal. Y mas aún, supo cosechar un  7,5% en el 2021 en la provincia así como Hotton, quien lo secunda, un 2,95%. Entre ambos sumaban 10%. Vital para una interna aún incluso si ambos apenas hubiesen representado la mitad de lo que obtuvieron en aquellas elecciones de medio término. 

Por otro lado, de forma astuta, la ex Presidente del PRO cerró la senaduría bonaerense con Abad que si bien suponía traer consigo al grueso del radicalismo distrital posee un serio nivel de desconocimiento. Y por si fuera poco, gran parte de los intendentes que él debiera haber traido consigo abandonaron ese barco para sumarse a la boleta de Larreta-Santilli.

A la hora de ver las fórmulas de gobernadores, los acompañamientos también son dispares. Santilli es acompañado nada menos que por Posse. Recordemos que no solamente maneja hace décadas un distrito sustancialmente rico de la primera sección electoral, sino que ello parece comprender estructura, recursos y territorio. 

Del lado de enfrente, se encuentra Grindetti, el único que supo gobernar y retener para Juntos por el Cambio un territorio en la tercera sección electoral. Y su edad no es un problema como sí puede llegar a ser quizás su compañero de fórmula, que es un hombre absolutamente desconocido de Tranque Lauquen, pese a que si logra representar el interior productivo. Ese interior suele ser más relevante para gobernar que para ganar elecciones. Quizás, en esta línea, no sea menor destacar que Abad le ganó por 4 puntos a Posse en la interna radical. Pero votaron 100 mil votos, el 1% del total del padrón de la provincia y fue una interna muy peleada.

En el medio de la boleta, Santilli tendrá a Miguel Angel Pichetto, histórico peronista del parlamento. Es probable que pueda llegar a atraer algún peronista clásico no kirchnerista y su agenda constituye un asset envidiable. Pero su mayor valor reside mayormente en el músculo legislativo que puede llegar a aportar en materia de gobernabilidad dada su experiencia. Bullrich, en cambio, lleva a Ritondo, hoy jefe del bloque PRO en la cámara baja ¿le gustará eso al voto peronista? Ritondo respondía a Vidal ¿y Vidal a Macri? ¿o se trata de otro acentuar la identidad?

Es observable, de este modo que mientras la ex Ministra de Seguridad de la Nación descansa en el carismático magnetismo de su figura y liderazgo Rodriguez Larreta, por el contrario, apuesta a un armado amplio y equilibrado que gance por balance. La calidad del armado de los acuerdos parecen demostrar mayores posibilidades de crecimiento. Sin embargo, el lastre del arte de la política hace que se asemeje al futbol: todos opinan, todos saben y todos pueden tener la razón.

En este esquema, se ponen a prueba algunas premisas electorales del sistema presidencialista como la unipersonalidad del mismo, la necesidad de consensuar y la no necesaria conversión de dirigentes en votos. Puede que las listas legislativas se intercalen por el d'hont pero la gobernación, y mucho menos la presidencia, no. Ahí hay un solo ganador y, como decía el dúo sueco, "the winner takes it all". 

Lee también