sab 21 May

BUE 12°C

sab 21 May

BUE 12°C

Consenso a la Massa

El presidente de la Cámara de Diputados busca generar una acuerdo multipartidario mientras se acerca a Cristina.

Sergio Massa.
Sergio Massa. Agencia Telám.
Compartir

Hay una percepción en gran parte de la coalición gobernante de que ya no habrá manera de retener el Poder Ejecutivo Nacional en 2023. Frente a esto se plantean las estrategias posibles. 

Una dimensión de ellas es a quién ungir como adversario principal con el fin de influir sobre las candidaturas opositoras. La otra tiene que ver con el reacomodamiento interno del campo “nacional y popular”, donde queda por verse que provincias se pueden salvar y la correlación de fuerzas de las facciones oficialistas.

Sergio Massa es el actor clave en los próximos movimientos del frente oficialista. La propuesta que lanzó para generar consensos multipartidarios para afrontar la nueva etapa gubernamental es un símbolo de esto. El acuerdo con el FMI abre este nuevo periodo que, desde lo político, parece con pocas dificultades de concretarse en la medida en que empiece a haber ruido de competencia electoral.  

En el kirchnerismo consideran que la recuperación económica, denotada por el aumento de la producción, la reducción de la pobreza y el desempleo, no alcanzará para eludir lo inevitable; la derrota a nivel nacional.  A su vez, el líder del Frente Renovador sabe que sus opciones no son las mejores, pero mientras mantenga el rol institucional tratará de incrementar su poder y busca transitar un camino que conoce bien y es el de presentarse como alguien alejado de los extremos.  Cree que el actual contexto de fuertes tensiones internas dentro del FdT le abre una nueva oportunidad a su perfil político. Desde la presidencia de la Cámara de Diputados sumó puntos con la reciente aprobación del acuerdo con el FMI que reunió 202  votos y los quiere hacer valer incrementando su influencia en el oficialismo.  Mantiene además, una  muy buena relación con dos figuras claves de la oposición: Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales. 

Si se habla sobre debates internos del peronismo, la cuestión central en los despachos de los gobernadores es la decisión sobre el desdoblamiento electoral. En San Juan, Chubut, Entre Ríos y Salta ya se hicieron públicas las manifestaciones en este sentido. El caso de Buenos Aires es el que tendría importantes repercusiones en la elección nacional. 

Dentro del kirchnerismo bonaerense no quieren estar atados a la derrota nacional pero saben que para tener oportunidad de retener el ejecutivo provincial necesitan una Cristina activa y una oposición dividida. Massa no quiere perder su presencia y su acercamiento con la vicepresidenta responde a que esa puede ser su última esperanza de contar con recursos  después de diciembre de 2023.

Los incentivos políticos para la oposición de aceptar la convocatoria son nulos. Aunque el espíritu patriótico los movilice, la implementación de un plan de gobierno consensuado a un año y medio de que finalice el mandato presidencial no parece posible. 

Lee también