mie 30 Nov

BUE 28°C

mie 30 Nov

BUE 28°C

La "gran encuesta nacional"

15-08-2011
Compartir

Tal como lo hiciera en 2009, la Presidenta brindó una conferencia de prensa (esta vez con preguntas) el día posterior a los comicios para interpretar los resultados y el desarrollo del acto eleccionario en general. “Estamos felices como Riquelme”, dijo Cristina Kirchner, flanqueada por el actual ministro de Economía, Amado Boudou, desde el Salón Sur de la Casa Rosada. Resaltó la elevada parricipación ciudadana (cerca del 77%), volvió a referirse a la crisis económica global y precisó que su campaña de cara a las presidenciales consistirá en “seguir trabajando”.

Las primarias formalizaron las candidaturas presidenciales y legislativas para las elecciones generales. Habrá siete fórmulas presidenciales que se someterán a la voluntad popular en octubre. Finalmente, el Frente de Izquierda logró el “milagro”, en tanto Alianza Proyecto Sur quedó marginado de la contienda, al igual que Del Campo Popular y el Movimiento de Acción Vecinal.

Más allá de eso, las elecciones de ayer pueden ser leídas en tanto “gran encuesta nacional”. Los resultados son claros: la Presidenta tiene altísimas probabilidades de ser reelecta el 23 de octubre, sin necesidad de acudir a una segunda vuelta. Como en 2007, todo hace suponer que superará el 45% de los votos y, a diferencia de lo que ocurrió aquel año, no se vislumbra un candidato opositor que supere el 20%.

El Frente para la Victoria (FpV) se impuso en todos los distritos del país, a excepción de San Luis. Ganó con comodidad en el principal distrito del país (obtuvo más de cuatro millones de votos en la provincia de Buenos Aires) y en todos aquellos en los cuales el peronismo en general y el kirchnerismo en particular suele ganar con comodidad. Asimismo, consiguió la victoria en dos de los tres distritos que le fueron esquivos en 2007: Capital Federal y Córdoba. Sumada a la victoria de Santa Fe, queda claro que la lógica del votante es distinta según se trate de una elección local o nacional. También consiguió un buen resultado en Mendoza.

La combinación de estar en el Gobierno, con la economía en crecimiento, el desempleo a la baja y el respaldo del peronismo explicó gran parte del resultado electoral del oficialismo. La Presidenta salió fortalecida, sumó autonomía política y encarará las elecciones de octubre con amplio margen de maniobra. En la conferencia de prensa que brindó esta mañana anunció que se acelerará el proyecto para limitar la tenencia de tierras en manos extranjeras.

La Alianza Unión para el Desarrollo Social (UDeSo) y la Alianza Frente Popular superaron los 2,5 millones de votos y pelean el segundo puesto. No ganaron en ninguna provincia. El Frente Amplio Progresista (FAP) quedó en cuarto lugar con más de 2,1 millones de votos (salió segundo en Santa Fe) y la Alianza Compromiso Federal, en el quinto. La Coalición Cívica realizó una pésima elección pues sumó menos de 3,5% de los votos válidos.

A nivel partidario, se puede decir que el segmento de votantes no peronistas, si existe, es cada vez menor. Cristina Kirchner, Eduardo Duhalde y Alberto Rodríguez Saá sumaron más del 70% de los sufragios.

Los candidatos opositores deben pensar en una nueva estrategia para octubre. Perder por más de 35 puntos es un golpe duro para cualquier partido. El que sí puede crecer es Hermes Binner porque es el único que puede argumentar que no lo conocían lo suficiente y que su campaña fue breve. Ricardo Alfonsín había lanzado su candidatura a finales de 2010 y Duhalde se había lanzado hace varios meses. Binner, en tanto, fue el último candidato fuerte en entrar a la contienda.

La oposición puede concentrarse en pelear bancas y gobernaciones argumentando la necesidad de un poder más repartido.

Buenos Aires

En el principal distrito del país, el FpV hizo una gran elección pues se impuso en todos los segmentos y en casi todos los municipios y secciones. Segundo quedó Duhalde, aunque por debajo del 15%. El voto al dirigente de Lomas de Zamora, a diferencia de lo que ocurría una década atrás, fue flojo en el conurbano y, en cambio, anduvo mejor en los barrios de clase media y alta.

El actual gobernador Daniel Scioli superó el 50% (casi triplicó el caudal con respecto al segundo) y tiene amplísimas chances de ser reelecto. Alfonsín y Francisco de Narváez hicieron una alianza antinatural que no funcionó. El acuerdo natural de Alfonsín era con Binner y el de De Narváez con Mauricio Macri y Duhalde.

En esta nota

últimas noticias

Lee también