jue 28 Oct

BUE 23°C

jue 28 Oct

BUE 23°C

Lecciones y elecciones en la UBA

NK-uba
15-09-2015
Compartir

Las elecciones en la UBA volvieron a dejar la misma lección que vienen dejando los comicios provinciales y municipales: que cada elección tiene su dinámica particular.

Casi todas las facultades de la Universidad de Buenos Aires (UBA) fueron a elecciones para renovar la conducción de sus respectivos centros de estudiantes. En la mayoría de los casos, además, se eligió Junta de Carrera y Consejo directivo. ¿Qué dejaron los comicios universitarios?

En total, hubo tres recambios. Dos dejaron a la izquierda afuera y uno, al socialismo. La izquierda logró mantener cuatro de sus seis centros al triunfar en Veterinarias y Arquitectura, dos elecciones que se anticipaban altamente competitivas, en Filosofía -donde la kirchnerista FUP obtuvo una banca en el consejo, lo que no sucedía desde hace 30 años, según el portal Juventud Informada- y en Farmacia. En cambio, cayó en Sociales ante la UES y en Psicología contra La Mella (Patria Grande a nivel nacional y provincial). El tercero en cambiar de manos fue Derecho.

En tanto, La Mella festejó en Psicología y continuará en Exactas; la reformista ASO ganó en Odontología una vez más, y Nuevo Espacio -una alianza de peronistas, radicales e independientes- fue reelecto en Económicas y Medicina.

No obstante, la gran sorpresa la dio el kirchnerismo en la Facultad de Ciencias Sociales, al alzarse con su primer centro de estudiantes (el CECSo) en los 12 años que el Frente para la Victoria (FpV) ocupa el Gobierno Nacional.

En días anteriores a la elección, militantes de las distintas agrupaciones no kirchneristas restaban chances a la UES. "¿Si no ganaron en 2011, cuando era el pleno auge de Cristina, por qué lo van a hacer ahora cuando llevan a Scioli de candidato?", era el argumento que esgrimían en los pasillos, apelando a la inclinación a la izquierda del electorado de Sociales.

Sin embargo, pasó. Y la explicación parece estar -como se vio en las distintos comicios subnacionales- en que cada elección tiene su propia dinámica, ajena e independiente al resto, y que el votante actúa motivado por distintos factores para cada acto electoral.

LA HIPOTESIS

En años pasados -tanto en términos de votos como en presencia en la facultad- el crecimiento paulatino del kirchnerismo era una realidad palpable, aunque insuficiente para creer que era factible que ganaran la elección.

Por otro lado, la gestión de La Izquierda al Frente en el día a día (en cuestiones micro como el manejo de la fotocopiadora, la disponibilidad de los apuntes, la cuestión edilicia) era rechazada por buena parte del alumnado que además consideraba su discurso muy anclado en la política nacional y no en "las preocupaciones de los estudiantes" -como se podía escuchar quejarse a muchos alumnos-. La Mella, que ya había sido centro de estudiantes en 2013-14, tampoco despertaba demasiadas adhesiones ni ofrecía mayores garantías.

En ese contexto, la UES (kirchnerismo) eligió un modo de vinculación con los alumnos más exitoso. Fue menos ideológico y más pragmático: presentó propuestas concretas, creó una feria de apuntes, impartió cursos, talleres y clases de apoyo; en otras palabras, "estudiantilizó" su discurso. ¿El resultado? Ganó. La síntesis la bramaba un alumno días después de la elección: "Basta de ganó el kirchnerismo, ganó el otro, lo que quiero es que se ocupen de las necesidades de los estudiantes".

Su triunfo se extendió también a la elección de Consejo Directivo, para la que se impuso Proyecto Sociales-UES y para la elección de director de carrera de Sociología, que consagró a Hugo Lewin.

En tanto, la dirección de la carrera de Ciencia Política -hoy en manos de Luis Tonelli- quedó en manos de Elsa Llenderrozas, respaldada por un amplio abanico de peronistas, radicales, macristas y de otras fuerzas.

LA OTRA SORPRESA

Otra victoria inesperada la dio el radicalismo. La otrora fuerte agrupación del radicalismo Franja Morada (donde se formaron una parte importante de los integrantes de la Junta Coordinadora Nacional alfonsinista), sufrió en 2001 el cimbronazo de la crisis del gobierno de Fernando de la Rúa. Sin embargo, en esta ocasión, logró por primera vez luego de 13 años volver a ser conducción del centro de estudiantes de Derecho, que estaba desde entonces ininterrumpidamente en manos del socialista Nuevo Derecho.

En esta nota