vie 09 Dic

BUE 31°C

vie 09 Dic

BUE 31°C

Una reforma electoral para las democracias del Siglo XXI

El pasado 7 de junio se celebraron las elecciones primarias en California y se usó por cuarta vez un novedoso sistema: Voting Solution for All People (VSAP)

Los sistemas electorales y sus herramientas son el próximo paso para la actualización democrática.
Los sistemas electorales y sus herramientas son el próximo paso para la actualización democrática.
Leandro Querido Leandro Querido 06-07-2022
Compartir

El pasado 7 de junio se celebraron las elecciones primarias en California y específicamente en el condado de Los Angeles, con cerca de 6 millones de electores habilitados, se usó por cuarta vez un novedoso sistema de emisión del voto: Voting Solution for All People (VSAP).

Después de más de un década de investigación y diseño con la participación de especialistas, investigadores y representantes de la sociedad civil, el condado de Los Angeles junto a esfuerzos privados desarrolló, certificó y manufacturó las nuevas máquinas de votación que han sido premiadas en el Clearinghouse Award de la U.S. Election Assistance Commission, EAC (Comisión de Asistencia Electoral de los EE.UU) en dos categorías: Innovación dDestacada en Ciberseguridad y Tecnología y en el Uso de Subvenciones de Ley Federal de Ayude a América a Votar de 2002 (HAVA).  

Con pantallas táctiles tipo iPad, aplicación para preseleccionar a los candidatos antes de acudir al centro de votación, ajustes para seleccionar el idioma (entre 13 disponibles), el sistema debutó en las primarias de California en marzo de 2020 (campaña de capacitación sobre uso del nuevo sistema de votación).

En junio de 2022 nuevamente fue utilizado y para promover la participación se implementó el voto anticipado. Desde el 28 de mayo el electorado pudo emitir su voto en 120 centros de votación. Esta modalidad se usó en las tres últimas elecciones, en las que incluso se habilitaron centros de votación abiertos las 24 horas.

Otro de los cambios que hizo a este proceso único en el mundo fue dar la posibilidad a los electores de emitir su voto en cualquiera de los centros dispuestos en el condado, y que en caso de que no estuvieran empadronados, pudieran registrarse durante la jornada electoral. Además, los electores pudieron registrarse previamente de acuerdo a su preferencia partidaria, con lo cual luego de acreditar su identidad en el puesto de votación se dirigieron a una máquina de votación que los recibió con una Electronic Ballot con la información y las opciones de la competencia dentro de su propio partido. Otros electores no hicieron uso de esta opción y recibieron en cambio toda la oferta electoral de partidos y candidatos independientes. 

Cerca de la mitad de los 10 millones de habitantes de Los Angeles no habla inglés. El VSAP permitió leer (o escuchar) las instrucciones y recorrer el proceso de votación hasta en 13 idiomas.  Los usuarios también pueden cambiar el tamaño del texto y el ángulo de la pantalla.

Otra de las opciones que tuvieron los electores es la de pre seleccionar sus preferencias antes de llegar al centro de votación. Esta pre selección se plasmaba en un "poll pass" con un código QR que el elector acercaba a un escáner incorporado a la máquina, que leía y presentaba en la pantalla las opciones preseleccionadas para que finalmente fueran confirmadas con lo cual el elector previsor evitó perder tiempo en el centro de votación.

Una vez que el elector seleccionaba sus opciones y emitía su voto, sus preferencias quedaban impresas en un comprobante papel que se depositaba en una urna integrada a la máquina, de manera de poder verificar, auditar y/o recontar los votos en caso de ser necesario.

En definitiva, las elecciones en el condado de Los Angeles no solo constituyen un faro para las elecciones de Estados Unidos, sino que además lo hacen para el resto del hemisferio que sigue aferrado a un modelo de elecciones propio del Siglo XIX, basado en lo que denomino como "manualismo electoral". 

Hemos visto en Los Angeles un sistema que gira en torno al votante. El condado asumió que la tecnología es un medio y no un fin en sí mismo. La puso al servicio del elector, quien ahora tiene en sus manos una amplia gama de facilidades para ejercer su derecho al voto. 

Lee también