dom 05 Dic

BUE 20°C

dom 05 Dic

BUE 20°C

Frente de Todos

El lugar de Cristina

La respuesta de Cristina a las elecciones de noviembre es el principal interrogante

Cristina Fernández de Kirchner.
01-11-2021
Compartir

El papel que tendrá Cristina Kirchner luego de las elecciones legislativas divide a los analistas. Algunos consideran, que de mantenerse los resultados de las primarias, su poder declinará porque el Frente de Todos perdería en su principal bastión electoral que es la provincia de Buenos Aires y el oficialismo podría quedarse sin quórum propio en el Senado que preside. Además, los cambios de gabinete posteriores a las primarias fueron inducidos por ella con lo cual ya tiene menos margen para atribuir una eventual derrota en noviembre a una equivocada selección de funcionarios que no funcionan. 

Una lectura antagónica la hacen los que sostienen que Cristina aumentará su poder luego de las primarias por la sencilla razón de que su aporte de votos al FdT será porcentualmente mayor que en 2019 si se confirma la deserción de algunos sectores que acompañaron a Alberto Fernández hace dos años.    

De ser válida la primera respuesta, surgiría una disputa por el liderazgo de la coalición oficialista  entre los distintos sectores que la integran, y  con la posibilidad de que ningún de ellos logre prevalecer sobre los demás. 

De concretarse el segundo escenario, aparecería un gran interrogante: ¿cuál será la orientación que Cristina pretenderá que tenga el Gobierno con el objetivo para recuperar apoyos y  ganar las elecciones en 2023?   

Sostener que más Cristina significa más radicalización, puede ser una simplificación. Porque no  necesariamente sería así por dos motivos: el primero es que no está claro que ella considere que  sea el mejor camino para ganar las elecciones como  lo evidenció al sugerir a Juan Manzur para el cargo de jefe de Gabinete.  

En segundo lugar, sí está claro que no se radicaliza el que quiere, sino el que puede. En una Argentina endeudada, sin acceso al crédito, con compromisos con el FMI y un Congreso fragmentado, los márgenes para radicalizarse en los próximos meses serán mínimos. 

La respuesta de Cristina es, sin lugar dudas, el principal interrogante para el día después de las elecciones.