mie 24 Abr

BUE 15°C

Panorama

El peronismo pasó de un triple intento de suicidio a una fórmula competitiva

Sobre la hora, el oficialismo cambia su binomio muleto. Retroceso K y derrumbe de sus aliados del lumpen-proletariado, con derechos humanos a la chaqueña y asalto jujeño onda Trump contra el Capitolio. Semana completita.

Con la fórmula De Pedro-Manzur el peronismo se encaminaba a perforar su piso histórico.
Con la fórmula De Pedro-Manzur el peronismo se encaminaba a perforar su piso histórico. Min. Transporte
Oscar Muiño 25 junio de 2023

De los jefes peronistas se dicen muchas cosas; brillantes o canallescos, heroicos o corruptos. Pero aplaudidores y detractores coinciden: en el PJ no abundan los tontos.

Sus decisiones -nobles o perversas- han buscado siempre  la toma del poder. Sus errores han sido pifiar a veces la ruta, pero jamás el propósito.

La semana pasada el PJ parecía haber extraviado al mismo tiempo el camino y el destino. Como si necesitara que alguien le advirtiera: Andá pa´ allá, bobo.

Entre morir con la propia (De Pedro) y vivir de lo ajeno (Massa), CFK eligió el vigor de Eros sobre Thanatos

Con la fórmula De Pedro-Manzur el peronismo se encaminaba a perforar su piso histórico. El entierro de la experiencia kirchnerista, eje de la discusión política y cultural durante veinte años.  Y el PJ tomaría el mismo camino abierto por el radicalismo cuando perdió la mitad de los votos en un año: del 30% de 1993 se derrumbó al 17% en 1994 y 1995. Jamás pudo recuperarse y desde entonces necesitó aliados.

Entre morir con la propia (De Pedro) y vivir de lo ajeno (Massa), CFK eligió el vigor de Eros sobre Thanatos.

De la virtud al desmayo

El kirchnerismo -y su heredero cristinista - han exhibido indudables éxitos. Indispensable aceptar que una fuerza política capaz de ganar cuatro de las últimas cinco elecciones presidenciales ha establecido con los votantes una duradera relación de confianza, ese bien tan escaso en las democracias del siglo XXI.

Para eso juntó intendentes, gobernadores, sindicalistas, empresarios, periodistas. Sin embargo, nada le alcanzaba. 

El discurso hegemonista buscó y encontró seguidores extramuros, fuera de los límites. Con glotonería, dio alas a organizaciones que surgieron de  la ruptura que el menemismo produjo en el tejido social, sectores marginales que ahuyentan anchas franjas medias y bajas estructuradas.

Dos de esos incómodos aliados implosionaron en vísperas del cierre de listas.

Derechos humanos en Chaco

La primera toma de veneno oficialista ocurrió en Chaco. Una asombrosa dosis de curare que amenaza con una derrota electoral en Resistencia y en la provincia toda.

Una familia íntimamente vinculada al gobernador es sospechada de perpetrar el cruel asesinato de la joven Cecilia. Emerenciano Sena dirige un extraño colectivo que recibe tratamiento y fondos especiales. Invoca al Che Guevara dirigentes que pasan de la estrechez a la riqueza gracias a fondos públicos, receptores de prebendas que promueven la violencia física y bautizan con su nombre las zonas que controlan. 

Para peor, late la sensación generalizada que a los indeseables para figuras del poder se los elimina -pretextando viajes de los que nunca vuelven, chanchos mediante.

Jorge Capitanich prologó el  libro de Emerenciano y fue su testigo de casamiento. Permitió que funcionen escuelas con "docentes" sin título.

jorge capitanich elecciones 2023 chaco
Jorge Capitanich prologó el  libro de Emerenciano y fue su testigo de casamiento. Permitió que funcionen escuelas con "docentes" sin título.

Capitanich exhibió talento para convertirse en la figura más importante de su provincia y en dirigente nacional, jefe de gabinete de Duhalde y de CFK. 

Pero también desarrolló habilidades inversas: desde su ex esposa hasta su descendencia política (el ex gobernador Domingo Peppo y el actual intendente de Resistencia Gustavo Martínez) lo detestan al punto de  considerar muy difícil acompañarlo en el ballotage (inversamente, Angel Rozas, caballeroso, admitió su derrota y se puso al servicio, públicamente, del radical que ganó la interna, Leandro Zdero).

El crimen de Cecilia movilizó a la sociedad en términos parecidos a lo ocurrido hace treinta años con la muerte de María Soledad Morales en Catamarca. 

Allí el gobierno de Carlos Menem intentó tapar el hecho, fracasó, se dio por vencido y no tuvo más remedio que aceptar la intervención federal. Doblemente doloroso, ya que gobernaba Catamarca Ramón Saadi, hijo de Don Vicente, el verdadero armador de la carrera nacional de Menem.

Ese Menem capituló ante la opinión pública. Todo lo contrario ocurre hoy con el oficialismo.  El PJ no dijo una palabra sobre Capitanich - Emerenciano. Y creyó que el bochorno  del peronismo chaqueño podía taparse con los hechos de Jujuy. Un by pass.

Turmp-Bolsonaro-Alberto

Al comienzo, la maniobra parecía tener éxito. Una reforma constitucional levantó protestas. Se decía que Jujuy había estallado en "una pueblada con represión indiscriminada". Hasta que llegaron las imágenes.

La TV y los celulares mostraron otra realidad: un ataque brutal a la Legislatura, idéntico (a escala jujeña) a los asaltos de Trump y Bolsonaro contra las principales sedes institucionales de Washington y Brasilia. El presidente Fernández había denunciado -con buen tino y toda razón- aquellas agresiones inaceptables a la democracia de Estados Unidos y el Brasil. Pero la misma acción en Jujuy se convirtió para el inasible Alberto en una rebelión elogiable y una represión siniestra.

Un ataque brutal a la Legislatura, idéntico (a otra escala) a los asaltos de Trump y Bolsonaro contra las sedes institucionales de DC y Brasilia
Un ataque brutal a la Legislatura, idéntico (a otra escala) a los asaltos de Trump y Bolsonaro contra las sedes institucionales de DC y Brasilia

Sumarse a un conflicto desatado por Milagro Sala, algunas comunidades indígenas, la militancia trotskista (y la sospecha de grupos mucho más dañinos)  exhibe asombrosa falta de reflejos. Primero porque jamás el PJ corre detrás de iniciativas ajenas. Este apotegma del General y sus herederos acaba de ser abandonado.

Segundo, porque el peronismo nacional ningunea al PJ jujeño, que votó en favor de la cuestionada Constitución. Así el centro se entromete en cuestiones provincianas. Se abren los portones a futuras intervenciones en cualquier distrito, algo que los caudillos norteños siempre temieron.

La sedición de un grupo contra la legitimidad de tres cuartas partes de los representantes recién electos, permitirá que otras legitimidades puedan ser negadas.

Para colmo, Morales demuestra que las palomas no son bobas sino omnívoras y capaces de defenderse mejor que ciertos halcones. 

De yapa, el principal activo del gobierno -a esa altura, la desunión de Juntos por el Cambio- le regaló a la oposición la foto de una unidad que  -al menos en ese instante - no era simulada sino auténtica.

Del lumpen proletarido

¿Cómo pudo el peronismo cometer semejante yerro? La mezcla teórica del kirchnerismo confunde marginalidad con sectores populares.

Los reflectores alumbran a ambos: Milagro Sala y Emerenciano Sena son expresión cabal del lumpen proletariado que Carlos Marx denostaba en términos peores que el mayor antiperonista, como escribió en El 18 Brumario de Luis Bonaparte.

Marx, el gran teórico del poder proletario, jamás se dejó confundir. Una cosa era la clase trabajadora y otra la que bautizó lumpen-proletariado. 

Así la describía: "Junto con vividores arruinados, con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropa, salidos de presidio, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, bribones, rufianes, carteristas y rateros, jugadores, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra, toda esa masa informe, difusa y errante". 

Marx desacredita a la masa de maniobra supuestamente popular de un golpe de Estado,  con más crudeza de la usada contra la mismísima burguesía. 

"Sala y Emerenciano son marginales que  cuando tienen poder hacen lo que saben, usan las reglas de la marginalidad", repite el veterano Julio Bárbaro, a quien el papa Francisco viene de regalarle una entrevista que duró nada menos que una hora.

Massa, el único

Las catastróficos consecuencias en todo el país de los dislates de sus aliados en Chaco y Jujuy, el desafío de Daniel Scioli de ir a la lucha interna en las PASO y la floja aceptación a la fórmula  De Pedro-Manzur inclinaron la balanza.

Acto de Cristina por el 25 de mayo
Acto de Cristina por el 25 de mayo

"En el peronismo, la democracia interna no es considerada una virtud, sino un error de conducción". Esta reflexión resonaba -con palabras diversas y contenido idéntico - en municipios y provincias. Nadie quiere internas, sino ir tranquilo con sus colores. Los jefes y jefecitos anhelan no ser molestados y consagrar un Gran Jefe que discipline, organice y conduzca a la victoria y al gobierno.

A CFK no le quedó más remedio que aceptar lo inevitable. Por tercera vez consecutiva, nomina un candidato que no pertenece a su facción. Massa es hoy por hoy el único candidato peronista en condiciones de disputar la elección. Gane o pierda, es competitivo. Los episodios de Jujuy lo amenazaban: si apoyaba los desmanes, perdía su valor de candidato moderado; si los repudiaba, se caía su nominación.

Ahí CFK advierte que en 2023 la cosa está aún peor que hace cuatro años. En 2019 sabía que su facción no podría ganar sola. Era indispensable atraer al peronismo disidente. Así llegó el acuerdo con el Frente Renovador de Massa, y figuras como Alberto Fernández y Felipe Solá. Fue Alberto.

Alberto por Dos

Ahora, con el recuerdo de Macri más lejano y la experiencia de Alberto dolorosamente presente, Cristina sabe que el kirchnerismo alcanza  menos que antes  y que el peronismo dividido sólo garantiza la derrota. Y accede a una fórmula ajena, por tercera vez: un goleador de Futsal en 2015, un socialdemócrata confeso en 2019 y un antiguo liberal para 2023.

07-03-2023_el_presidente_alberto_fernandez_dijo (1)
 

Así, Massa fundador del Frente Renovador creado a expensas del cristinismo, será el líder. Su vice, Agustín Rossi, expresa al gobierno de Alberto. Alberto acaricia un logro extraordinario: es el primer presidente que pone dos de sus principales ministros en la fórmula de su sucesión. No lo hizo nadie antes. ¡Quién lo hubiera dicho!

Lee también