lun 24 Ene

BUE 23°C

lun 24 Ene

BUE 23°C

Elecciones 2021

La clave volvió a estar en el conurbano

Aunque con vencedores y vencidos, las elecciones legislativas dejaron un panorama más equilibrado del esperable luego de las primarias, donde Buenos Aires fue protagonista

La clave volvió a estar en el conurbano
Compartir

El 13 de septiembre y el 15 de noviembre los resultados de las 24 elecciones para cargos nacionales arrojaron la misma conclusión. Una clara victoria de la oposición sobre un oficialismo que deberá recalibrar sus objetivos. Los deberá hacer, no solo por necesidad inmediata de cara a la nueva composición legislativa, sino frente al desafío de que el peronismo unido rebote del piso electoral en el que quedó. 

Aunque a nivel nacional la diferencia de más de 8 puntos entre la coalición opositora y la oficialista denota un resultado rotundo. La madre de todas las batallas dejó una victoria con sabor amargo para Juntos. No solamente porque en términos nominales la cantidad de bancas obtenidas quedó empatada en 15, sino poque la brecha disminuyó del 4% a 1%. Sumado a esto, la noticia de que Florencio Randazzo alcanzó el 3% del padrón y arrebató la tercer banca de la lista de los liberales (afines a Juntos por el Cambio) es otra mala noticia para los opositores. 

Centrar el análisis electoral en un distrito podría calificarse como un sesgo de selección, sin embargo, dado que la provincia de Buenos Aires representa el 37% del padrón nacional, es inevitable que sea el foco de observación. Allí es donde se dio el mayor crecimiento del oficialismo y el distrito que, por lejos, más bancas aporta a la Cámara de Diputados, con un 28% del total. La diferencia entre la magnitud demográfica y la representación bonaerense en diputados produce que el distrito sea aún más importante en elecciones presidenciales que en legislativas, por lo que los últimos comicios en Buenos Aires son de necesaria lectura para comenzar a pensar el 2023. 

La duda que queda sobre la mesa luego de las elecciones del 14 de noviembre es si existe la posibilidad para el oficialismo de mejorar los resultados a nivel nacional y retener el Ejecutivo en el 23. Para responder a esta incógnita es vital el resultado en la provincia y sobre todo la variación ocurrida entre las PASO y las generales. 

Si se continúa el análisis pormenorizado, el centro neurálgico de la modificación del resultado de la Provincia de Buenos Aires se dio en el conurbano. La Primera y la Tercera Sección fueron las responsables en mayor medida del aumento de la participación (8,3%) y sobre todo del crecimiento en los votos del Frente de Todos. 

Evolución del voto en las legislativas de 2021 en la provincia de Buenos Aires
Evolución del voto en las legislativas de 2021 en la provincia de Buenos Aires

Aunque el mayor aumento porcentual se dio en la Primera Sección electoral, donde en las generales el FdT cosechó 23% más de votos que en las PASO, el crecimiento nominal más significativo fue en el sur del conurbano. En los 19 municipios que integran la Tercera Sección el FdT sumo más de 238.000 votos entre septiembre y noviembre. Este aumento llevó a que el distrito electoral tenga el 35% de los votos peronistas de toda la provincia. 

La remontada del peronismo en última instancia parece tener nombres propios. Intendentes e intendentas del conurbano fueron responsables de los mayores crecimientos de votos y hasta de victorias luego de amplias derrotas. Son paradigmáticos en este sentido los casos de San Martin, San Fernando y Quilmes.  

De todas maneras, el FdT también mejoró su performance en aquellos distritos que gobierna Juntos. 

Otro dato significativo es, que a diferencia de lo que ocurrió en elecciones anteriores, tanto en 2019 como en 2021, fueron los derrotados en las primarias los que  más crecieron en las generales, recortado de esa manera la pérdida. 

 La personalización de las remontadas y la focalización geográfica puede conducir a la deducción de que el 14 de noviembre el Frente de Todos alcanzó su techo dentro de sus posibilidades, dado el contexto socio-económico. Con el aparato estatal en sus tres niveles puesto a disposición de la campaña y con las medidas económicas nacionales, el oficialismo no alcanzó a superar a la oposición. 

El relato, las medidas cortoplacistas y el margen de exigencia a los gobiernos locales tienen un límite, y no alcanza para retener el poder. Luego del 14 de noviembre quedó claro que un mejoramiento de la situación económica y social es indispensable frente a la búsqueda de un segundo mandato.