jue 06 Oct

BUE 16°C

jue 06 Oct

BUE 16°C

División

Momento crítico para el Frente de Todos

El kirchnerismo duro, sus aliados de izquierda y La Cámpora dan por perdida la elección dentro de 19 meses y toman distancia de un Presidente que no puede ser reelecto por los errores que, a juicio de ellos, viene cometiendo

Frente de Todos.
Frente de Todos. Archivo
Augusto Milano Augusto Milano 11-03-2022
Compartir

Según La Cámpora, Alberto Fernández no está dando las respuestas que la sociedad esperaba cuando lo votó en 2019 y está afectando en particular a la base de sustentación electoral del oficialismo. 

El deterioro de la economía ha sido pronunciado y en la agrupación consideran que el acuerdo con el FMI empeorará en los próximos meses la situación de los sectores sociales que los votan.

La Cámpora sostiene en el documento en el que explica su negativa a apoyar el acuerdo con el FMI en que implica un ajuste tradicional con suba de tasas de interés, ajuste del gasto público, devaluación controlada del dólar y política monetaria contractiva. 

La conclusión es clara: si la situación es mala y la tendencia es a que empeore, el Frente de Todos no tiene posibilidades de ganar en 2023

El kirchnerismo duro, sus aliados de izquierda y La Cámpora dan por perdida la elección dentro de diecinueve meses y por lo tanto toman distancia de un Presidente que no puede ser reelecto por los errores, a juicio de ellos, viene cometiendo

Saben también, porque las reglas de la política son muy claras al respecto,  que si un gobierno del FdT termina mal en 2023 no puede ganar un candidato de ese origen aunque se presente con un mensaje distinto a la de Alberto. 

Está claro que La Cámpora piensa en un escenario pos 2023 para el que quiere quedarse con banderas históricas del kirchnerismo como cortar toda injerencia del  FMI en el diseño de la política económica del país. .

El kirchnerismo duro puede seguir marcando diferencias y tiene una nueva oportunidad para hacerlo en el Senado, pero el riesgo es que se entre en una dinámica de tensión interna que complique en exceso al Gobierno

Y además La Cámpora deberá resolver la contradicción que implica la permanencia de en sus cargos de funcionarios que pertenecen a una agrupación que se opone a una iniciativa que el Gobierno que integran considera indispensable aprobar. En las coaliciones suele haber diferentes miradas, pero también hay límites y en la votación en la Cámara de Diputados se sobrepasaron.  

En términos geográficos, el kirchnerismo duro y La Cámpora predominan electoralmente en la provincia de Buenos Aires y una apuesta posible sería consolidarse en ese distrito en el proceso electoral de 2023. Fueron más los diputados del mayor distrito del país que votaron en contra del acuerdo o se abstuvieron que los que lo hicieron por la afirmativa.  

Tener una candidatura presidencial propia realmente competitiva dentro de menos de dos años  -tipo Eduardo de Pedro- forma parte de la política ficción. En este nuevo contexto, el único postulante posible del oficialismo es Alberto Fernández.  

El Presidente cree que si la situación económica mejora a partir del acuerdo con el FMI puede obtener la reelección, pero desde el propio FdT hay un sector que considera que eso es imposible. Y si la tensión interna crece y complica la gestión del Gobierno esa visión podría convertirse en una profecía autocumplida. Ese es el escenario que debe evitar Alberto dándole la mayor homogeneidad posible a su gobierno con objetivos de gestión claros para los próximos meses.

Lee también