dom 05 Dic

BUE 20°C

dom 05 Dic

BUE 20°C

ELECCIONES

¿Y ahora qué?

Llegó el día, los ciudadanos de todas las provincias del país tuvieron la oportunidad de expresarse y así elegir los legisladores que definirán la composición de las cámaras para los próximos dos años.

legislativas-2021-bunker-jxc-2021114-1269715
Compartir

Llegó el día, los ciudadanos de todas las provincias del país tuvieron la oportunidad de expresarse y así elegir los legisladores que definirán la composición de las cámaras para los próximos dos años. Los resultados no son lo concluyentes que se podría haber esperado, y la conclusión depende del punto de referencia. Un gobierno sin mayoría propia en las dos cámaras, y una oposición con el liderazgo en disputa es el resultado principal, dado que son los factores que determinarán la política argentina hasta el 2023. 

Si nos paramos desde las primarias, la remontada oficialista fue significativa. En tres provincias revirtió el resultado y dio pelea en Buenos Aires. Pero ese análisis es posible únicamente si nos atenemos a la comparación inmediata. Que el peronismo unido obtenga menos de un tercio de los votos a nivel nacional no es un buen augurio para los próximos dos años. 

Aunque los medios busquen la extrapolación de un resultado nacional, las legislativas en la órbita federal, no son más que las elecciones en las 24 provincias. A su vez, ocho de estos distritos definen las 24 bancas de senadores en juego. Este conjunto de comicios da dos resultados que deben ser tenidos en cuenta, uno de forma simbólica y el otro: el elemento central de la jornada.

El primero son los números nacionales agregados, que da pie para pensar un eventual resultado presidencial en el 23, y a partir de ahí las posibles candidaturas. Por otro lado, la verdadera definición a nivel federal es la composición de las cámaras legislativas y las mayorías. La ausencia de control legislativo del oficialismo es, en este sentido, el dato principal. 

Ahora bien, para matizar esta conclusión se puede pensar que dado el contexto económico y sanitario sufrido en la primer mitad del mandato, los número no son alarmantes. Más aún si se quiere hacer foco en la distribución de cargos en el principal distrito del país, donde el Frente de Todos y Juntos por el Cambio quedarían empatados en los 15 diputados a renovar.

Por el lado de la oposición, el festejo esta fundado. En primer lugar porque se logró el objetivo parlamentario y en segundo porque los números nacionales son contundentes. Ahora, la pregunta más compleja es quién puede arrogarse la causa de los festejos. La falta de contundencia del triunfo bonaerense de JxC puede poner en duda la legitimidad del liderazgo del jefe de gobierno porteño como líder de la oposición. Y para agregar a esto, el tercer puesto del conservadurismo liberal en la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires puede comenzar a abrir grietas dentro de la coalición. 

Aunque los festejos deben correr por cuenta de la oposición, parecería abrirse un proceso interno de cuestionamiento a los liderazgos. Los pretendientes a formar parte de alguna formula presidencial de la coalición en el 23 no pueden perder tiempo si quieren llegar a la carrera. 

En esta nota