El mundial, el neoliberalismo y el sistema de partidos

¿Existe relación entre fútbol y política? Sí, pero menos de la que proclama el relato

La polvareda del séptimo gol no se había disipado cuando un mail entró en mi casilla. El asunto era “El fútbol y el sistema de partidos”; el remitente, un gran politólogo brasileño. “Sólo nos queda hinchar para que de esta debacle emerja una reforma. No va a ser fácil: nuestro fútbol está bloqueado por el poder político de los clubes chicos, así como nuestro sistema partidario está trabado por los pequeños partidos”. Octavio Amorim Neto sabe de lo que habla: como experto en las relaciones entre el Congreso y el Ejecutivo, sufre la experiencia de estudiar al Parlamento más fragmentado del mundo. Continúa Octavio: “Los clubes chicos, gracias al apoyo de las élites políticas locales, impiden el establecimiento de criterios exigentes para la organización financiera y de criterios competitivos para los campeonatos estaduales y nacionales”. De reformas políticas se habla en Brasil hace décadas pero sólo se pusieron parches, agrega, y teme el mismo futuro para las reformas en el fútbol. Argumentos similares repitió, días más tarde, Juca Kfouri en la Folha de São Paulo. Sigue leyendo

Comparte e imprime la nota:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • PDF
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • Sphinn
  • Mixx
  • Blogplay
  • StumbleUpon
  • Yigg
Publicado en Edición 103 | Etiquetado | Deja un comentario

Boudou, la excepción y la regla

Para el kirchnerismo, no hay espacios neutrales donde dirimir lo lícito de lo ilícito. Todo se trata de un “choque de discrecionalidades”.

¿Cuánto más aguantará el vicepresidente Amado Boudou en su cargo? No hay salidas “buenas” para este dilema en el que el Gobierno se ha metido, al comprometer su capital simbólico en el destino de una figura que fue dejando jirones de prestigio y respetabilidad pública en el camino, en desmedro de la alta investidura que ocupa. Ocurre que sostener al vicepresidente procesado por corrupción no es algo que le traiga beneficio alguno al Gobierno ni sirva para fortalecerlo en su imagen interna y externa. Pero dejar de tenerlo tampoco dejaría bien parado al Gobierno, que perdería una de sus cabezas; ni a la propia Presidenta, que lo ha ungido y defendido a capa y espada.

No es sólo por las denuncias y testimonios e investigaciones que el vicepresidente Boudou quedó seriamente afectado. El mismo se ha encargado de confirmarlo encarnando una manera de hacer política y meterse en los negocios –públicos y privados– que merece además de la investigación judicial y el proceso penal, unas cuantas observaciones éticas y políticas. Para refrendar las presunciones, llegó el procesamiento, dictado por el juez Ariel Lijo, de todos los involucrados en las tratativas entre la empresa calcográfica impresora de billetes y el Estado Nacional. Allí aparece Boudou implicado en negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho pasivo. Sigue leyendo

Comparte e imprime la nota:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • PDF
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • Sphinn
  • Mixx
  • Blogplay
  • StumbleUpon
  • Yigg
Publicado en Edición 103 | Deja un comentario

La ingenuidad de Braden, la perversión de Griesa y la autopista judicial

(Columna del politólogo Ernesto Calvo)

El problema de fondo, por tanto, es que Griesa no puede ejecutar su sentencia sin desatar una crisis internacional y la Argentina no puede negociar con los holdouts sin desatar una crisis económica.

Han pasado casi setenta años desde la elección que llevó a Juan Domingo Perón a la Presidencia de la Nación. Fruto del paso del tiempo, pocos argentinos recuerdan la fórmula de la Unión Democrática que perdió la elección por 10% de los votos el 24 de febrero de 1946, Tamborini-Mosca. Más probable es que el votante argentino recuerde una contienda electoral entre las fórmulas de Braden o Perón, sin siquiera registrar que Spruille Braden no era el candidato opositor sino el embajador de Estados Unidos en la Argentina durante los primeros años de la posguerra.

En aquellos años, Perón supo galvanizar a la opinión pública y presentar la elección como una contienda entre los intereses extranjeros, encarnados en la figura de Braden y los intereses nacionales que pretendía avanzar su administración. La ingenuidad de Braden, replicada hace tan sólo unos meses por el embajador Geoffrey Pyatt en Ucrania, fue la incapacidad para entender que sus actos públicos entrarían de lleno en una campaña electoral sobre la cual él carecía de todo control. Sigue leyendo

Comparte e imprime la nota:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • PDF
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • Sphinn
  • Mixx
  • Blogplay
  • StumbleUpon
  • Yigg
Publicado en Edición 103 | 1 comentario

La edición N° 103 está entre nosotros

Comparte e imprime la nota:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • PDF
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • Sphinn
  • Mixx
  • Blogplay
  • StumbleUpon
  • Yigg
Publicado en Edición 103 | Etiquetado | Deja un comentario

Las dos almas de la Argentina

Derecha e izquierda son categorías de análisis tan aptas para entender la política como el fútbol. O sea, inaptas.

“Creo en la ideología pero la Argentina está en una etapa preideológica”, declaró Martín Lousteau durante su reciente visita a Washington. Quizás sin proponérselo, así se diferenciaba tanto de Lilita Carrió –que se jacta de no creer en las ideologías– como de los doctrinarios que reprueban a Macri por derechista y se alían con De Narváez.

Loustaeu tiene razón pero se queda corto: lo preideológico en la Argentina no es una etapa sino el estado natural. Derecha e izquierda nunca prendieron en la banda occidental del Río de la Plata. Sin embargo, no es por falta de antinomias que pueden quejarse los argentinos. Al contrario: aún desconociendo a simplificadores seriales como Felipe Pigna y Jorge Lanata, es posible interpretar la historia nacional como una sucesión de conflictos en que un bando puede prevalecer momentáneamente pero el otro nunca aceptará el resultado. Y, si se ubica a las ideologías democráticas en un continuo que va de mayor libertad (derecha) a mayor igualdad (izquierda), la política argentina casi siempre fue preideológica. ¿O acaso el programa de gobierno de Hipólito Yrigoyen no era la Constitución Nacional? ¿Y el de Perón no fue la comunidad organizada?

La Constitución puede interpretarse como producto del liberalismo pero también como instrumento de igualación territorial y política, mientras el organicismo peronista puede considerarse igualitarista pero también fascista. En el continuo derecha-izquierda, los grandes partidos nacionales siempre fueron inclasificables –y al mismo tiempo populares– tanto cuando ganaban elecciones como cuando auspiciaban golpes de Estado. La antinomia de hoy opone a “populares” (populistas para sus detractores) en el gobierno con “republicanos” en la oposición. En principio, lo popular evoca la igualdad y la república evoca la libertad, lo que abonaría el relato oficial de que la izquierda está en el poder y la derecha enfrente. Sigue leyendo

Comparte e imprime la nota:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • PDF
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • Sphinn
  • Mixx
  • Blogplay
  • StumbleUpon
  • Yigg
Publicado en Edición 102 | Etiquetado | 4 comentarios

En medio de la Copa, se lanzó Dilma

La Presidenta encabeza cómodamente todas las encuestas sobre intención de voto para las elecciones de octubre

Tres meses después de que finalice la Copa del Mundo habrá elecciones en Brasil. Y por eso, más allá de ser el país anfitrión y de pasión futbolera, quienes aspiran a gobernarlo siguen en campaña. el estadista dialogó con Juan Pablo Lohlé –embajador argentino en Brasil durante ocho años– sobre las perspectivas del escenario electoral.

En pleno Mundial, el PT lanzó la candidatura de Dilma Rousseff para las elecciones presidenciales de octubre. ¿Fue una decisión sin conflictos dentro del partido?

Efectivamente en pleno Mundial se lanzó la candidatura de Dilma. Hacía meses que las distintas líneas internas del PT buscaban una opción y había tomado fuerza la alternativa de Lula,a quien las encuestas le dan muy bien, pero fue él mismo quien decidió terminar con las especulaciones y se puso al frente de la campaña a favor de Dilma. Sigue leyendo

Comparte e imprime la nota:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • RSS
  • PDF
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • Sphinn
  • Mixx
  • Blogplay
  • StumbleUpon
  • Yigg
Publicado en Edición 102 | Deja un comentario